Complex Cancer Pain Assessment

 GRIS Fink RM, Brant JM.

 Hematol Oncol Clin North Am. 2018 Jun;32(3):353-369.

El este artículo “Complex Cancer Pain Assessment” publicada en Hematol Oncol Clin N A, hace referencia a las dificultades que aún existen para tratar de manera adecuada el dolor oncológico, a pesar de la existencia de guías clínicas basadas en la evidencia científica.  Calcula que el 40% de los pacientes sufren dolor moderado-intenso con EVA igual o superior a 5 en una escala del 0 al 10, con una prevalencia de dolor irruptivo del 60%. La causa de ello parece ser la evaluación inadecuada del paciente por lo que plantea que en cada visita médica se haga una evaluación rutinaria del dolor para catalogar el tipo, localización, duración, factores que lo agravan y mejoran,  si es de nueva aparición, características y síndromes asociados. Exponen diferentes escalas de medidas de la intensidad y aunque opina que la intensidad del dolor es un componente importante, la toma de decisiones no se debe basar solo en ello, destacando poblaciones vulnerables como los mayores de 65 años y aquellos que  pueden tener dificultades de expresarlos por problemas cognitivos, demencia o de otro tipo y eso puede dificultar enfoque  de diagnóstico y terapéutico del médico.

Por lo tanto concluye que el manejo del dolor de calidad para los pacientes con cáncer depende de tener una información precisa y de realizar una evaluación continua teniendo en cuanta a la persona en su globalidad física con todos los factores asociados psicológicos, sociales y espirituales que acompañan a su proceso doloroso. Informar al paciente sobre las diferentes actitudes terapéuticas y facilitar la comunicación entre ambos para  que conozca la efectividad de las intervenciones según la evidencia, de tal manera que tengamos un compromiso continuo y defendamos la comodidad y el bienestar del paciente.