Breakthrough cancer pain: The importance of the right treatment at the right time

O’Hagan P, Mercadante S.

Eur J Pain. 2018 Aug;22(7):1362-1374.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29635732

 

Este artículo, como su título indica, trata un tema básico en el cuidado del paciente, el dolor irruptivo. Está firmado por dos autores de reconocido prestigio en el campo de los cuidados paliativos (sobre todo el Dr. Mercadante), publicada en la European Journal of Pain y está financiado por una farmacéutica. Los conflictos de intereses son una potencial fuente de sesgos en los estudios. Hace que debamos observar las conclusiones a las que llegan con cautela. La financiación de estudios en el área del dolor por parte de la industria farmacéutica es una realidad habitual en este campo y en otros en oncología. Este soporte económico es importante para el avance del conocimiento y de la ciencia ya que la financiación gubernamental ha disminuido de modo notable, sobre todo en los últimos años.

El dolor irruptivo puede llegar a tener una profunda implicación en la calidad de vida del afectado. La ansiedad, la depresión, y los desórdenes del sueño son habituales. Con la perpetuación del dolor irruptivo puede aparecer el miedo a realizar la actividad que lo desencadena, llegándose incluso al aislamiento social.

Este síntoma, definido por primera vez en 1990 por Portenoy y Hagen, continúa hoy en día en proceso de definición y conceptualización de algunos aspectos que son controvertidos, como son la falta de una definición clara y consensuada de dolor irruptivo (no existe acuerdo definitivo entre distintos autores, profesionales y guías clínicas de impacto) o su tratamiento. Algunos profesionales abogan por la utilización de morfina de acción rápida y otros por el empleo de mórficos de acción prolongada.

Señalar, a modo de apunte, que lo fundamental es, independientemente de la definición de dolor irruptivo, educar a los pacientes a diferenciar entre el dolor basal y el dolor irruptivo y a que sepan diferenciar este último del dolor final de dosis.

En este contexto de falta de claridad en diferentes aspectos, los autores deciden realzar una encuesta entre mayo y junio del 2014, en España, Italia Francia y Alemania a responsables del manejo del dolor irruptivo (n=500) y a pacientes afectos de este tipo de dolor (n=121). Los objetivos son recopilar datos que arrojen luz sobre el diagnostico, el tratamiento y manejo actual combinando las perspectivas de profesionales de la salud y de pacientes.

Es un estudio observacional, con varias limitaciones, como son el tipo de cuestionario que emplea, el posible sesgo en la población que recluta, sobre todo la de pacientes, en el número de pacientes (121), pero que global, con todos sus sesgos y hándicaps lo que nos ofrece es una pequeña foto del manejo del dolor irruptivo  en cuatro países de Europa Occidental, realiza comparativas entre ellos y llega a conclusiones interesantes, al margen del tratamiento más habitual del dolor irruptivo.