Síndrome de Dolor Regional Complejo

22 de agosto de 2011

Incluimos el link a una presentación en video sobre el Síndrome de Dolor Regional Complejo. El inglés resulta bastante comprensible y la misma página ofrece la opción de descargar la presentación en formato PDF. Realiza un completo repaso sobre la historia de eta patología, el diagnóstico diferencial, la fisiopatología y finalmente el tratamiento de un cuadro clínico díficil de tratar, pero que siempre deberíamos ser capaces de diagnosticar para poder remitirlo, en su caso, a la Unidades del Dolor.

Link: Stop Pain, Complex Regional Pain Syndrome

Breakthrough Pain, por Russell Portenoy

22 de agosto de 2011

Interesante y actualizada presentación sobre Dolor Irruptivo de uno de los mayores especialistas mundiales en dolor. Repasa de forma relaticamente sencilla las características de este dolor, definición, prevalencia, tratamiento, etc. Finaliza con reflexiones muy válidas sobre los problemas existentes para el control de este tipo de dolor. La experiencia de un especialista así, debe servirnos para enriquecernos y ahondar en el estudio de esta sintomatología, tomándolo como un reto personal y profesional.

Preguntas clave para describir su dolor a su médico

16 de agosto de 2011

Durante la visita a su médico tiene que estar en condiciones de describir la intensidad y la duración de su dolor.

La intensidad del dolor, leve, moderada o grave, puede ajustarse a una escala de 0 a 10. El cero es la ausencia de dolor y 10 es el peor dolor imaginable.

La duración es el tiempo que usted ha tenido dolor, si ha sido un episodio de dolor o si ha sido constante.

Hay algunas preguntas-respuestas que le ayudan a su médico a establecer un diagnóstico correcto y el mejor tratamiento para su dolor.

¿Cómo y cuándo comenzó el dolor?

¿Qué lo causó?

¿Comenzó poco a poco o de repente?

¿Dónde le duele? ¿puede señalar a la zona donde más le duele?

¿Se desplaza el dolor a otros lugares del cuerpo?

¿Cuándo le duele? ¿Empeora en ciertos momentos del día o después de algunas actividades concretas?

¿Cómo lo experimenta? ¿Es continuo o intermitente?

¿Tiene otros síntomas asociados con el dolor, como entumecimiento?

¿Qué es lo que empeora o mejora su dolor?

Además de esta información su médico puede realizar un examen físico completo para evaluar su condición física o efectuar algunas pruebas adicionales que le ayuden a establecer un diagnóstico.

Es importante ser honesto y sincero acerca de su dolor. No lo minimice porque no quiera ser una molestia, o sienta que debe ser capaz de “aguantarse”. Tampoco debe exagerar el dolor, por miedo a no conseguir la ayuda que necesita.

Mechanisms of cancer pain

27 de julio de 2011

“En este artículo se realiza una revisión exhaustiva sobre los mecanismos moleculares implicados en el dolor asociado al cáncer. Aunque de lectura algo densa, supone una forma de conocer desde su inicio el proceso fisiopatológico del dolor. El apartado final sobre los mecanismos endógenos para el alivio del dolor resulta realmente interesante”.

Molecular Interventions; Junio 2010, vol. 10, 3 (164-178)

Brian L. Schmidt1, Darryl T. Hamamoto2, Donald A. Simone2, and George L. Wilcox3

1.- Dep. Oral and Maxillofacial Surgery, School of Dentistry, University of California San Francisco
2.- Dep. of Diagnostic and Biological Sciences, School of Dentistry and Center for Pain Research, University of Minnesota, Minneapolis

3.- Dep. of Neuroscience, Pharmacology and Dermatology, Center for Pain Research and Medical School, University of Minnesota, Minneapolis

Abstract

El dolor continuo y el dolor irruptivo son una preocupación primordial para los pacientes con cáncer. Aunque la etiología del dolor del cáncer sigue siendo poco clara, los modelos animales de dolor por cáncer han permitido a los investigadores desentrañar algunos de los procesos neuropatológicos inducidos por el cáncer que se producen en el lugar de crecimiento del tumor y en el asta dorsal de la médula espinal. En el microambiente del cáncer, el cáncer y las células inmunes producen y secretan mediadores que activan y sensibilizan a los nociceptores aferentes primarios. De conformidad con estos cambios periféricos, las neuronas nociceptivas secundarias en la exposición de la médula espinal crean un aumento de la actividad espontánea y una mejor respuesta para los tres modos de estimulación nociva: calor, frío, y los estímulos mecánicos. A medida que nuestra comprensión de los mecanismos periféricos y centrales que subyacen en el dolor por cáncer mejoran, los analgésicos específicos para el paciente con cáncer es probable también mejoren.

Managing cancer pain: frequently asked questions

20 de julio de 2011
Revisión reciente y amplia sobre el manejo del dolor en Cáncer. Aborda de forma práctica, incluyendo tablas de fácil consulta, todos los temas en relación con el dolor: uso de opioides, efectos secundarios, dosis, rotación, ajustes en pacientes con fallo hepático, renal, abuso de opioides. Para leer con calma y revisar de forma completa el tema. La bibliografía resulta de gran utilidad”

Abstract

Por diversas razones, el dolor del cáncer es subtratado a menudo, afectando negativamente a la calidad de vida de los pacientes y cuidadores. Para gestionar con eficacia el dolor del cáncer, los médicos necesitan entender su patogenia, cómo evaluarlo, cómo tratarlo, y, en particular, cómo optimizar el tratamiento con opioides. Se presentan las cuestiones más comunes que tienen que afrontar los médicos en la práctica diaria.

 

CLEVELAND CLINIC JOURNAL OF MEDICINE VOLUME 78 • NUMBER 7 JULY 2011

Artículo completo: http://www.ccjm.org/content/78/7/449.full.pdf+html

Epigenetics in pain and analgesia: An imminent research field

18 de julio de 2011
” Artículo que profundiza en un campo experimental y poco conocido como son las técnicas epigenéticas para el control del dolor. Aunque pueda sonar a algo aún lejano, resulta interesante ir conociendo los experimentos que se están realizando e ir familiarizándose con la terminología, ya que sin duda la combinación de diferentes armas mejorarán el control del dolor en nuestros pacientes. Resulta especialmente interesante la sección en la que se habla de la modulación de la actividad analgésica de los fármacos mediante modificaciones epigenéticas.”

Eur J Pain. 2011 Jan;15(1):11-6. Epub 2010 Jul 2.

Epigenetics in pain and analgesia: An imminent research field

Alexandra Doehring, Gerd Geisslinger and Jörn Lötsch, ,

pharmazentrum frankfurt/ZAFES, Institute for Clinical Pharmacology, Goethe-University, Theodor Stern Kai 7, 60590 Frankfurt am Main, Germany

Abstract: http://www.europeanjournalpain.com/article/S1090-3801(10)00137-0/abstract

Dr. John Zeppetella

5 de julio de 2011

Dr. John Zeppetella. Director Médico, Hospice St. Clare. Consultor Princess Alexandra NHS Trust. Consultor, West Essex Macmillan Team.

Bibliografía:

  1. Zeppetella G, Ribeiro MD. Episodic pain in patients with advanced cancer. American Journal of Hospice and Palliative Care 2002; 19(4): 267-76.
  2. Zeppetella G, Ribeiro MD. Pharmacotherapy of cancer-related episodic pain. Expert Opinion on Pharmacotherapy 2003; 4(4): 493-502.
  3. Zeppetella G. Opioids for cancer breakthrough pain: a pilot study reporting patient assessment of time to meaningful pain relief. Journal of Pain and Symptom Management 2008; 35(5): 563-7.
  4. Zeppetella G, O’Doherty CA, Collins S. Prevalence and characteristics of breakthrough pain in patients with non-malignant terminal disease admitted to a hospice. Palliative Medicine 2001; 15(3): 243-6.
  5. Zeppetella G. Sublingual fentanyl citrate for cancer-related breakthrough pain: a pilot study. Palliative Medicine 2001; 15(4): 323-8.
  6. Zeppetella G. Ribeiro MD. Opioids for the management of breakthrough (episodic) pain in cancer patients.Cochrane Database of Systematic Reviews. (1):CD004311, 2006.
  7. Zeppetella G. Impact and management of breakthrough pain in cancer. Current Opinion in Supportive and Palliative Care 2009; 3(1): 1-6.
  8. Zeppetella G, O’Doherty CA, Collins S. Prevalence and characteristics of breakthrough pain in cancer patients admitted to a hospice. Journal of Pain and Symptom Management 2000: 20(2): 87-92.

Integrated strategies for the successful management of breakthrough cancer pain

5 de julio de 2011

 

Autor: Andrew Dickman

Artículo publicado en Current Opinion in Supportive and Palliative Care 2011, 5:8–14

Comentarios del Dr De Andrés Ares:

Lo que aporta el artículo: revisión muy buena del Dolor Irruptivo (DI), bajo el punto de vista analítico británico. Analiza el impacto del DI, la manera eficaz de su manejo y analiza exhaustivamente las causas de no adherencia al tratamiento en los episodios dolorosos oncológicos. La revisión la realiza un farmacólogo del Instituto Marie Curie de Liverpool.

¿Por que se selecciona este artículo?

Básicamente por:

  • aportar una bibliografía excelente,  clasificada por importancia.
  • aporta ideas básicas en el manejo del DI  por medio de casos clínicos escuetos.
Muy buen cuadro extraído de Davies, analizando las causas de no adherencia al tratamiento del DI.

Hallazgos recientes

El dolor irruptivo por cáncer puede suponer una considerable carga física, psicológica y económica a los pacientes. A pesar de los avances en el tratamiento del dolor oncológico, a través de la aplicación de la terapia multimodal, y la disponibilidad de nuevas opciones de tratamiento, las recientes encuestas realizadas en Europa han indicado que el diagnóstico y tratamiento del dolor irruptivo sigue siendo subóptima. La falta general de consenso en su definición junto con el escaso reconocimiento y una valoración inadecuada, a menudo puede conducir a un tratamiento deficiente y malos resultados del paciente. Las formulaciones de fentanilo que se han desarrollado y autorizado específicamente para el tratamiento del dolor irruptivo se ha demostrado que tienen una acción más rápida y son preferidas por los pacientes a la medicación de rescate tradicional, como la normal normal de opioides por vía oral.

Características del analgésico ideal para el dolor irruptivo por cáncer:

  1. Que sea eficaz.
  2. Que se acerque al perfil temporal del dolor irruptivo
  3. Que tenga un rápido inicio de acción.
  4. Una duración de acción relativamente corta.
  5. Fácil de administrar por el paciente – no invasivo
  6. Un mínimo de efectos adversos.

XI Reunión de la Sociedad Española del Dolor

18 de junio de 2011

Los días 8 al 10 de Junio, 2011, se celebró en Tenerife la XI Reunión Anual de la Sociedad Española del Dolor, coincidiendo el primer día con el Forum del Dolor de las Islas Atlánticas, que incluye especialistas de las islas Azores, Madeiras, Cabo Verde y Canarias.

En el programa oficial hemos encontrado cuatro mesas, simposios o talleres dedicados a dolor irruptivo de forma monográfica. Es una demostración del interés que despierta este tipo de dolor en pacientes con cáncer, con una alta incidencia y con un fuerte impacto en la calidad de vida.

En la actualidad hay disponibles diferentes alternativas terapéuticas para atacar con éxito el dolor irruptivo y, por lo tanto, los especialistas deben sacar sus conclusiones atendiendo a los factores de eficacia analgésica, rapidez de acción, potencia analgésica y un buen perfil de seguridad.

Estamos de acuerdo en que el opioide que mejor cumple este perfil es el fentanilo, por lo que las diferencias en beneficio del paciente están fundamentalmente en la galénica.

Pudimos asistir a un interesante Taller interactivo sobre el dolor irruptivo con una excelente introducción sobre la farmacocinética del fentanilo y de las diferentes formulaciones por parte del Prof. Cecilio Álamo, seguida de la presentación y discusión de tres interesantes casos clínicos por parte del Dr. Juan Pérez Cajaraville, Dr. Miquel Casals y Dr. Javier de Andrés.

 

Dolor irruptivo en oncología: un estudio logitudinal

18 de junio de 2011

Se trata de un artículo cuyo primer firmante es Sebastiano Mercadante, del centro oncológico “La Maddalena” de Palermo que ha involucrado a varios centros oncológicos de Roma. Mercadante es uno de los investigadores clínicos que más se ha dedicado al estudio del dolor oncológico en el mundo por lo que puede considerarse un referente.

Los autores proponen  en este artículo publicado en 2010 en “Journal of Pain and Symptom Management”, un estudio sobre la prevalencia del dolor irruptivo a lo largo del proceso oncológico. Justifican la realización de este trabajo por el hecho de que los datos de prevalencia de dolor irruptivo son muy variables, ya que pueden oscilar del 39 al 93%. Estas variaciones pueden deberse a que se tratan de estudios de tipo transversal, llevados a cabo en diferentes tipos de pacientes y en diferentes situaciones clínicas de la enfermedad, además de estar sometidos a varios tratamientos analgésicos. Por ello, la realización de un estudio longitudinal permitiría considerar todos estos aspectos.

Breakthrough Pain in Oncology: a longitudinal study

Journal of Pain and Syntom Management, vol 40 no. 2 Agosto 2010

Sebastiano Mercadante, MD, Vittoria Zagonel, MD, Enrico Breda, MD, Carlo Arcara, MD, Vittorio Gebbia, MD, Giampiero Porzio, MD, Federica Aielli, MD, Fabrizio David, MD, Teresa Gammucci, MD, Filomena Narducci, MD, Gaetano Lanzetta, MD, Rossella Restuccia, MD, Alessandro Lembo, MD, Virginia Passeri, MD, Vladimir Virz`ı, MD,and Alessandra Casuccio, BS

Pacientes y Métodos

Se trata de un estudio observacional prospectivo y longitudinal. Para la elección de pacientes, se escogieron los enfermos que fueron tratados en seis centros oncológicos italianos durante dos días de la primera semana de Octubre de 2007. Los pacientes tenían que tener una expectativa de vida de seis meses y podían estar ingresados o ambulantes. De hecho, se especifica en el artículo que el grupo de enfermos con cuidados paliativos domiciliarios y consiguiente menor expectativa de vida, fueron excluidos para ser analizados en otro estudio de similares características pero de diseño más corto.

Tras la consiguiente obtención del consentimiento informado, los pacientes fueron seguidos durante seis meses. Se recogieron datos epidemiológicos comunes y datos correspondientes a la presencia de dolor continuo o irruptivo, su intensidad según una escala de 0 a 10, duración, número de episodios, si el dolor se provocaba con el movimiento y cedía con el reposo.  Se graduó el tipo de dolor en relación con el grado de inmovilidad que provocaba (ninguna, leve, severa o completa). Se recogió la analgesia recibida y su eficacia en relación con el dolor y con el dolor específicamente irruptivo, con una gradación de ninguna, pobre, moderada o buena eficacia. Se recogió también el uso de bifosfonatos.

Después de la evaluación inicial los pacientes recibían tratamiento para el dolor de base y para el dolor irruptivo así como para el control de síntomas que necesitaban de acuerdo a la práctica clínica y las guías de cada centro. A los tres y seis meses,  respectivamente, se hacía una recogida de datos similar a la inicial.

(más…)