Procedural Pain in Palliative Care: is it breakthrough pain?

12 de noviembre de 2016
captura-de-pantalla-2016-11-12-a-las-19-33-24

Procedural Pain in Palliative Care: Is It Breakthrough Pain? A Multicenter National Prospective Study to Assess Prevalence, Intensity, and Treatment of Procedure-related Pain in Patients with Advanced Disease.

Clin J Pain. 2016 Oct 20.

“Estudio multicéntrico prospectivo realizado en 23 unidades de cuidados paliativos de Italia. Su objetivo fue valorar epidemiológicamente la presencia de dolor irruptivo en las actividades habituales de cuidado realizadas por los profesionales sanitarios. En este caso, el dolor irruptivo recibe el nombre de dolor procedimental. Los procedimientos evaluados fueron los cambios posturales, las transferencias de la cama al sillón o silla de ruedas, en sondaje vesical, el aseo diario en baño o en cama, la cura de úlceras cutáneas y la administración de subcutánea de medicación.

1079 pacientes fueron evaluados. La prevalencia de dolor procedimental fue el 11,8% con una intensidad media de 4/10. No obstante, hasta un 27% de los procedimientos analizados fueron dolorosos. El dolor basal del paciente no guardó relación con la intensidad del dolor procedimental. El procedimiento más doloroso fue la transferencia cama –sillón y la cura de úlceras. El 65% de los pacientes disponían de un tratamiento analgésico opioide basal, el más frecuente fue el fentanilo transdérmico, en un 27% de los casos. Solo el 1,8% de los pacientes recibían tratamiento para el dolor procedimental durante el procedimiento según la queja del paciente. De éstos, el 22% recibían un opioide, habitualmente un fentanilo de acción rápida, y el resto un AINE.

COMENTARIO

Este estudio destaca la importancia del dolor procedimental como dolor irruptivo. Pese a que es un dolor predecible, y por tanto evitable, presenta una prevalencia no despreciable, de forma que 10 de cada 100 pacientes lo van a presentar. El tratamiento habitual es la administración del analgésico previa a la realización del procedimiento. El tiempo mínimo de administración está determinado por el tiempo que precisa el analgésico en ejercer su efecto máximo. La disponibilidad de presentaciones de fentanilo de acción rápida permite acortar estos tiempos respecto a los analgésicos orales y poder prescindir de la vía venosa como modo de administración para evitar esperas prolongadas. Esta flexibilidad debería mejorar las actividades del cuidado y la calidad de vida del paciente.

Los datos del estudio muestran que aún existen problemas para la detección y el tratamiento de diferentes síndromes dolorosos, como el dolor irruptivo secundario a procedimientos realizados por los sanitarios en el cuidado del paciente.”

Escribir comentario